Siguenos en Facebook Síguenos en TwitterSiguenos en BloggerSiguenos en YouTube

LA ACREDITACIÓN DE ALTA CALIDAD PARTE DEL SISTEMA DE ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD

En la Universidad de los Llanos hemos comenzado a completar el círculo de la calidad: Condiciones de Calidad como referente necesario para la creación y funcionamiento de programas, y características de alta calidad para los programas que quieren ser reconocidos por su excelencia en un proceso de acreditación.

Al hablar de características de calidad en el proceso de acreditación, no nos referimos a unas condiciones previas ni a requisitos básicos de desempeño; nos referimos fundamentalmente, a cómo una institución y sus programas se orientan a un deber ser, hacia un ideal de excelencia, y pueden mostrar resultados específicos, tradición consolidada, impacto y reconocimiento social.

Las características de calidad desde la perspectiva de la acreditación, son referentes por los cuales un programa académico orienta su acción y el grado de su cabal realización, es evaluable académicamente. Esta evaluación versa, por ejemplo, sobre el desempeño de los egresados en el medio, sobre la producción intelectual de sus profesores, sobre el reconocimiento que hace la sociedad, sobre el impacto obtenido en el medio, la calidad de procesos pedagógicos, la eficiencia en el manejo de recursos, etc.

Tanto las Condiciones de Calidad como la Acreditación de Alta Calidad apuntan al mismo objetivo: La garantía, el reconocimiento y el aseguramiento de la calidad. No obstante, las perspectivas son diferentes. La evaluación de Condiciones de Calidad, conducente a lo que se denomina «registro calificado de programas», es una evaluación que hace énfasis en los insumos y recursos, aunque puede tener en cuenta los procesos. La acreditación, asume de manera integral y cualitativa los insumos, procesos y productos y, aunque es el resultado de una evaluación externa, utiliza la autoevaluación como su principal herramienta.

Mientras que las Condiciones de Calidad son previas, y se constituyen en un primer paso para ofrecer un servicio de calidad, la acreditación se encuentra en el escalón siguiente puesto que supera las características mínimas de calidad y posee una dinámica orientada hacia la excelencia académica.

En el Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior en Colombia confluyen el Ministerio de Educación Nacional, la Comisión Nacional Intersectorial para el Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior - CONACES-, el Consejo Nacional de Acreditación -CNA-, el Instituto Colombiano para la evaluación de la Educación Superior -ICFES- y las instituciones de Educación Superior - IES-. Desde su creación los programas académicos deben cumplir con las condiciones de calidad que establece el Decreto 1295 de 2010, como requisito obligatorio para que el Ministerio de Educación Nacional otorgue el Registro Calificado. Con el fin de ir alcanzando cada vez mayores niveles de calidad, las instituciones pueden acudir a la acreditación voluntaria, un testimonio que da el Estado sobre la alta calidad de un programa, con base en un proceso previo de evaluación en el que intervienen la institución, las comunidades académicas y el Consejo Nacional de Acreditación, CNA. Este esfuerzo conlleva a la acreditación de las instituciones que permite consolidar la cultura de evaluación de la IES.

La Universidad de los Llanos inicia los procesos de Aseguramiento de la Calidad Académica con la solicitud obligatoria del Registro Calificado ante CONACES, la solicitud voluntaria de la Acreditación de Calidad de los programas académicos acreditables ante el CNA y la presentación de los documentos exigidos por los procesos para iniciar los trámite pertinentes. El Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior - SACES- le permite a la Universidad conocer el estado del trámite presentado, recibir y dar respuesta a todas las comunicaciones y mantener un canal directo con el MEN para solucionar cualquier inquietud que se presente.


En el caso de la solicitud para el Registro Calificado, se debe incluir la información del Proyecto Educativo del Programa académico de acuerdo a las 15 condiciones de calidad dispuestas en el Decreto 1295 de 2010 por el Ministerio de Educación Nacional, junto con los soportes que acompañan la información presentada. Una vez realizada esta solicitud, se da inicio a un proceso interno en el sistema SACES que tiene incidencia en el proceso interno de la Universidad y que permite conocer el estado del programa en relación con el Ministerio de Educación Nacional.

Por otro lado, en relación con la solicitud de la Acreditación de Alta Calidad, se incluyen los documentos relacionados con el proceso de autoevaluación que contienen el informe de autoevaluación, los planes de mejoramiento y sostenibilidad, el plan de acción del Programa del primer año y los soportes necesarios que respaldan el proceso; esta información se debe radicar en la plataforma SACES - CNA. En concordancia con el MEN el Aseguramiento de la Calidad Académica de Unillanos presenta cada una de las etapas que le permiten articularse y dar cumplimiento a los procesos que componen el sistema nacional, como se puede evidenciar a continuación: 

Así mismo, acoge los componentes de la estructura del Sistema de Aseguramiento de la Calidad en Colombia: Evaluación, información y fomento, como parte del Aseguramiento de la Calidad Académica. Igualmente concibe la consolidación como comunidad académica para el desarrollo institucional y regional, la coherencia contextual en los proyectos de transformación de la realidad y “hacia la acreditación institucional” como políticas desde las cuales direcciona estratégicamente su quehacer y robustece su gestión. Con el Acuerdo Superior Nº 004 de 2009, la Universidad definió la Autoevaluación de la institución y de los programas académicos, como procesos permanentes de autocrítica, por parte de toda la comunidad universitaria, orientados a una revisión juiciosa de sus desarrollos académico – administrativos, que le permiten obtener elementos de análisis para la toma de decisiones, encaminadas a alcanzar la excelencia académica.